Tipos de adicciones y cómo prevenirlas

Califica el post post

Cualquier adicción es contraria a la salud

Una adicción produce dependencia, por tanto, limita la libertad humana. Existen diferentes tipos de adicciones: las drogas, el tabaco y el alcohol. Además, los expertos han detectado nuevos trastornos como la adicción al juego, a las compras o incluso, la adicción al sexo.

Cualquier adicción muestra una forma de obsesión que afecta por igual a distintos tipos de personas. Existen diferentes causas de las adicciones: por ejemplo, problemas familiares, carencias afectivas, soledad, falta de autoestima, causas psicológicas y sociales. De hecho, existen personas que presentan de entrada una personalidad adictiva, sin embargo, cualquier persona es libre y tiene fuerza de voluntad.

Por ello, superar un comportamiento adictivo es posible gracias a la ayuda de profesionales y al avance de las investigaciones realizadas sobre problemas de adicción, los efectos de las drogas y análisis de los trastornos de naturaleza adictiva.
Tipos de adicciones

Hoy día, existe una gran información sobre los efectos que producen las drogas. De hecho, existen diferentes campañas de publicidad destinadas a concienciar a la gente joven sobre la necesidad de evitar los diferentes tipos de droga y apostar por hábitos de vida saludables. La cocaína es una de las drogas que puede causar problemas de conducta pero además, produce problemas económicos.

Leer más: Tipos de adicciones y cómo prevenirlas

YouTube

Monografías

El adicto. ¿Qué es un adicto?

La palabra adicto viene del latín “addictus” que quiere decir “adjudicado” o “heredado”. Después de una guerra, los romanos hacían una “subasta” donde regalaban esclavos a los soldados que peleaban bien.

Esos esclavos eran conocidos como “addictus”. Entonces entendemos que “adicto” es un “esclavo” de las drogas.

Las adicciones pueden ser de varios tipos: a sustancias psicotrópicas (como la nicotina y la cocaína) o también a comportamientos específicos (como los juegos de azar; videojuegos, etc.); La sensación de bienestar o placer que produce el consumo de algunas sustancias es provocada por transformaciones bioquímicas en el cerebro, de tal manera que la ausencia de consumo provoca el efecto contrario: malestar generado por la carencia de químicos que alivien la tensión. El placer que provoca la sustancia al adicto es poco duradero y según transcurre el tiempo, el placer es menor. Esta insensibilización progresiva se denomina tolerancia.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Publicaciones

Deseas información sobre nuestros tratamientos.

Mándanos un mensaje o llámanos.