Tratamiento del Alcoholismo

Califica el post post

Psicologia , Delimitacion De Alcoholismo - 613Generalidades sobre el tratamiento del alcoholismo:
Para interpretar en que consiste el tratamiento del alcoholismo, tenemos que definir a que se denomina alcoholismo.

El alcoholismo, también conocido como “síndrome de dependencia al alcohol”, es una enfermedad que se caracteriza por los siguientes elementos:

– Deseo insaciable: el deseo o necesidad fuerte y compulsiva de beber alcohol.
– Pérdida de control: la inhabilidad frecuente de parar de beber alcohol una vez la persona ha comenzado.
– Dependencia física: la ocurrencia de síntomas después de abstinencia tales como vómitos, sudor, temblores, y ansiedad cuando se deja de beber después de un período de consumo de alcohol en grandes cantidades. Estos síntomas son usualmente aliviados cuando se vuelve a beber alcohol o se toma alguna otra droga sedante.

El abuso de alcohol se diferencia de el alcoholismo en que éste no incluye el deseo o la necesidad compulsiva de beber alcohol, la pérdida de control o la dependencia física.
Tipos de Tratamiento del Alcoholismo

La naturaleza del tratamiento depende de la gravedad del problema de alcoholismo de la persona y de los recursos que estén disponibles en su comunidad. El tratamiento puede incluir desintoxicación (el proceso de eliminar alcohol del cuerpo sin peligro); el tomar medicamentos recetados tales como disulfiram (Antabuse o naltrexone) para ayudar a prevenir el volver a beber alcohol una vez que se ha dejado de beber alcohol y consejería individual o de grupo. La consejería también le ayuda a desarrollar otras estrategias para enfrentarse a estas situaciones y sentimientos sin incluir alcohol.
Debido a que la participación de la familia es importante en el proceso de recuperación, muchos programas ofrecen consejería matrimonial como parte del proceso de tratamiento.

Leer más: farmacologia2

Wikipedia

Alcoholismo. El alcoholismo es una enfermedad que consiste en padecer una fuerte necesidad de ingerir alcohol etílico, de forma que existe una dependencia física del mismo, manifestada a través de determinados síntomas de abstinencia cuando no es posible su ingesta. El alcohólico no tiene control sobre los límites de su consumo y suele ir elevando a lo largo del tiempo su grado de tolerancia al alcohol.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Publicaciones

Deseas información sobre nuestros tratamientos.

Mándanos un mensaje o llámanos.