Nos ganamos la vida con lo que conseguimos, pero hacemos una vida con lo que damos. – Winston Churchill

Califica el post post

A medida que crecemos espiritualmente, naturalmente nos volvemos más generosos. Es una cualidad de una persona bien desarrollada. En lugar de estar ansioso acerca de si tendremos suficiente y en vez estar de hambrientos en busca de más y más, hay que abrir más nuestros corazones. Nos sentimos más completos dentro de nosotros mismos si encontramos que nuestro espíritu de generosidad se suma a nuestros propios y abundantes sentimientos. Donde vemos las necesidades, lo podemos ayudar.

Una persona generosa no necesita a el alago de los demás con regalos materiales. Los más preciosos dones son cosas tales como prestar atención a los demás, respetándolos por lo que son, y dar nuestro tiempo. A menudo, un regalo material es un símbolo de los buenos sentimientos en una relación. En nuestra generosidad, aprendemos también a recibir los dones de los demás a nosotros con humildad y respeto.

Hoy tengo el placer de mi espíritu de generosidad.

Fuente: Clínica Ser

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Publicaciones

Deseas información sobre nuestros tratamientos.

Mándanos un mensaje o llámanos.